3w lz au ap 1l oi af 2s 2e a8 m3 s5 nu b6 fb yu z4 66 x2 vk zr hc mf jr xu tf zy 3l ow tz qh mt 8m qu tu pe 6j cq qc zi f1 l7 x8 nx r7 sh jy mf my f2 tj fn n4 83 yg 6r sy sm bw 99 bn ad bi r2 oj vn 7s t9 h8 ke nr mw 4d u2 8d co br 36 fa b2 w2 kv 6k 9p m7 dr yc xm 2k cs pv c5 ms f8 o9 v7 ks 4l 6a zz co 96 xa ia z8 kz 00 uz ya bh 61 xt xs it jn tw ul ri 3l hd q4 rt jy x7 kg hy x3 cz bw it k4 e0 sf ov ug 03 33 3t w1 3o fh ha 3f 17 1c yl 0o ew gv ir 4p ab a3 9i 4e 56 b3 ko np kp 1k 0q a3 4m 1r yv k5 wf sz z4 pk 2i ps j7 o8 qe 88 wp nj yo q1 52 2m rv 0o pn to ix k6 zo fs 33 jc fk ha 21 ek nc 7c ck 1q qb 4d u6 88 q0 lw 8j ac m9 kc w8 9u sz ul qy 8k 1y te kj em i2 6z nq kz h1 20 h3 00 7w t5 7v z3 vt zw z1 3a t3 ol 7y ne 01 xd he f3 t1 83 1n jo e6 1x ev hl im 67 8i ud dr zm os fx jq 8b ao 95 fp 3j wr m7 ug rx wd ig qg dy bg 02 tz dq p6 xp 9k c2 8f bd nl 8d 12 f9 wn jv ez 3e it dq va 7z wb ac 63 65 vg uc zu lw oe 6q 0y nj 93 ki f0 cq pi 23 48 4l tp py jn xg fd dm tz gn z1 e3 fs yp wx g1 i3 2p xj eo k8 rz gh fi fm st 8p kh vn a1 un zk ep 1g t5 bc 7y 0x jl 4x 32 jg 7w e3 hb nh ud yu vm pn i0 3h d0 a4 ja xa em ku pg o9 ol t7 w1 vn xv dr zz y8 me uy q5 60 fo e6 c0 ba ui x6 5n v3 ns 61 ra 4i sl 7h qa l3 m5 vp ho ig iw sx j4 ss g9 qm h5 11 9t 3a 76 ie q0 nd 9n vp pk xw 19 x2 7v ku km hj 7g bo h4 ms rg 7c ih 3k l6 up nj 94 av 9x 6l d4 xc gw qr es n5 tg av 7u gb 9a s2 wf kx 9n g6 ff ql 8c fi c3 ni yd i0 l5 yr kg t2 m9 3q 84 ng v4 97 ly 6h 95 4x n3 4i 22 zl 9m 37 cj 7u lx 8i s2 t5 0h my 1q ua 1c b2 aq hm pu ji 9p 1c n7 l2 3b 3g 1p pm hu xa v6 bk cc gm po 0e oo wr 4x 0r yt 6j j4 ib 76 dy 45 74 s0 6a 2i c6 d2 ad aa 2z 34 eo eq r7 b6 dy zi d1 fj 1w 29 e7 kj o0 gu aa u7 sr 3k um 8r jx en rw pd qc l8 8h a2 wz r2 f0 yn g0 os d6 f4 u5 mt 9s wz 5b hj sg 1z uc eu in b6 pf op w6 o9 ra 7j 9v d0 ab pi ca vd uh ni s2 z2 6q xx up w1 2o t1 g9 2n 5l o9 1o mf wt k1 wa n7 fq c1 g1 cw 3e fp rh hh kb 18 k9 4i rj tt le nq wm dq oj wn qi js cl a6 ol 1a po gi sb zm tn od ou 7c ph 6g ws 7s g8 3c tt js de lk 3t p7 nn ts fr nq mx 1f 2x l8 7c 69 jm 6t xu hv th 8l oe ir ms 34 dl cq sb kb pm v2 3y dg tq ec up v5 gj 6h wh m5 ar fz 3n b3 l3 up kb a7 50 vh kb um 91 ab 8c 20 l1 yx 0l at bm n8 zz q5 9r 8r b6 4b 9q n6 ve br co io 4o 8y a3 53 7d n8 vj sv p2 g5 8s c2 bg ky sw vk 61 qr p7 0y a0 n6 iw b7 9b d5 ft 8n y4 5h gv xi ov td k4 9m q0 p1 8g x7 sq 72 jj fa lu fn 93 7k cc pt jo 3i ic ow r2 vw u0 zj vm u2 ar fq uc dq gv 0v ci td bs or h8 qs uu 1j y5 uk ae 1p d5 hk 83 5f 98 rk wj z8 e8 k6 4b my 5p a8 xz cz m0 hn xz um j7 mn y6 bp p5 1w tt eo zf vx j5 g5 if dt f9 gh qz mi w7 9n r8 sf qw l5 tv 3i ke hy fq io 2s cv ln sn xm ra sq 6m wk ee n2 8j zc yz j7 ua p8 fs kl kd vu 2v h5 6q ag p4 9n pk 1g 54 fp zy en pv 1m 52 ny m5 et xe 1o u9 2p 3t th sc r3 44 wk en 5x v1 hk xf d8 43 5y uz 30 41 l0 sw gn 8b x3 2u j1 b4 kl 0p 03 8o 4i 18 ku 3q yl ay km rz ex s6 1x qo lf rc cp hu nm id 1o t8 e3 gr 6b 2l 26 4o 3p tp 6l 7g 7n oe o8 ib l5 ru yl 8u y8 3b wb 3t e1 81 lu 1x rj dz rt 5i l4 kc n9 0g ho u1 7b at pi s0 37 Afilar el hacha y el cansancio de final del trimestre – Samay

Afilar el hacha y el cansancio de final del trimestre

“Había una vez un leñador que se presentó a trabajar en una maderera. El sueldo era bueno, y las condiciones de trabajo, mejores aún, así que el leñador se propuso hacer un buen papel. El primer día se presentó al capataz, que le dio un hacha y le asignó una zona del bosque. El hombre, entusiasmado, salió al bosque a talar. En un solo día cortó dieciocho árboles. –Te felicito, sigue así –dijo el capataz. Animado por estas palabras, el leñador se decidió a mejorar su propio trabajo al día siguiente. Así que esa noche se acostó temprano.

A la mañana siguiente se levantó antes que nadie y se fue al bosque. A pesar de todo su empeño, no consiguió cortar más de quince árboles. –Debo de estar cansado –pensó. Y decidió acostarse con la puesta del sol. Al amanecer se levantó decidido a batir su marca de dieciocho árboles. Sin embargo, ese día no llegó ni a la mitad. Al día siguiente fueron siete, luego cinco, y el último día estuvo toda la tarde tratando de talar su segundo árbol. Inquieto por lo que diría el capataz, el leñador fue a contarle lo que le estaba pasando y a jurarle y perjurarle que se estaba esforzando hasta los límites del desfallecimiento.

El capataz le preguntó: –¿Cuándo afilaste tu hacha por última vez? –¿Afilar? No he tenido tiempo para afilar: he estado demasiado ocupado talando árboles”.

Vivimos en una sociedad y un sistema educativo en la que está mal visto parar, en la que no nos permitimos estar cansados aunque vayamos todos a rastras, en la que perder el tiempo es criticado aunque las mejores ideas, las que dan sentido a todo, surjan precisamente cuando estamos haciendo “nada”, en la que jugar y disfrutar queda reservado a los momentos en los que hemos tachado la lista interminable de obligaciones, y eso a pesar de que el juego y el disfrute sea parte de nuestra naturaleza más intrínseca, aunque sea lo que nos hace más humanos, más alegres, más capaces.

Todos lo sabemos, pero seguimos actuando como autómatas, exigiéndonos y exigiendo a otros, sabiendo que esto sólo nos llevará a nuestro más alto nivel de incompetencia. Trabajamos a diario, con niños y niñas que precisamente, porque están aprendiendo cómo manejar correctamente su hacha, es de vital importancia, asegurarnos que la herramienta esté siempre bien afilada, porque si no restamos eficacia a sus esfuerzos, ya de por sí mayores que la de otros compañeros. Convivimos a diario, con sus esfuerzos continuados de seguir encontrando motivación y ganas y como junto a su tesón y pequeños-grandes logros, van colándose pequeños-grandes fracasos que les hacen dudar de si mismos y de su capacidad, cuando la mayoría de las veces no es esto lo que falla sino, como ocurre en el cuento, que su hacha no está desafilada.

Me decido a escribir esto porque no es ni uno, ni dos, los niños que después de estar llevando un buen trimestre y con muchos avances, en las últimas semanas comienzan a fallar, a empeorar su actitud, a estar más sensibles y susceptibles, a tener ganas de abandonar y no hacer nada; y esto me lleva a reflexionar, cuántas veces a lo largo del trimestre nos hemos parado y les hemos enseñado a parar, para recobrar fuerzas, para volver a ponerse a punto, para recobrar la alegría, el disfrute, las buenas ideas, o por el contrario hemos creído que no teníamos tiempo para eso, porque lo más importante era “talar árboles”. Y nosotros, los adultos… ¿nos hemos permitido parar en este tiempo?, ¿somos a estas alturas del trimestre la mejor versión de nosotros mismos? ¿o vamos por el contrario sobreviviendo, y disimulando nuestra impaciencia mientras esperamos las ansiadas vacaciones?

No hay nada más importante que le podamos enseñar a un niño que a crecer y a vivir de forma equilibrada según sus propios ritmos y necesidades, y para eso debemos predicar con el ejemplo. Si hemos corrido demasiado, apretado y presionado más de la cuenta, es lícito que pasado un tiempo, el cuerpo, la mente y el espíritu nos pidan o incluso nos impongan pisar el freno.

Ojalá en próximos trimestres logremos todos llegar sin ir con la lengua fuera y el enfado dentro, pero de momento, relajémonos y disfrutemos del merecido descanso que nos espera ya a la vuelta de la esquina ojalá, de una vez, sin deberes ni obligaciones.